martes, 9 de diciembre de 2008

Poemas Navideños


ROMANCE DEL NACIMIENTO

Ya que era llegado el tiempo
en que de nacer había,
así como desposado
de su tálamo salía,

abrazado con su esposa,
que en sus brazos la traía,
al cual la graciosa Madre
en su pesebre ponía,

entre unos animales
que a la sazón allí había,
los hombres decían cantares,
los ángeles melodía,

festejando el desposorio
que entre tales dos había,
pero Dios en el pesebre
allí lloraba y gemía,

que eran joyas que la esposa
al desposorio traía,
y la Madre estaba en pasmo
de que tal trueque veía:

el llanto del hombre en Dios,
y en el hombre la alegría,
lo cual del uno y del otro
tan ajeno ser solía.

San Juan de la Cruz









EL NIÑO HA NACIDO

El niño ha nacido
con estrella,
para salvarnos del mal
El ha venido.

A vestirse con túnicas
y sedas y borrar con
su dolor nuestros olvidos.

El niño está dormido,
y sueña con hombres
que se amen, con la
paz y la gloria entre
sus hijos.

Hoy es ángel entre
sus padres protegido.

Escoltado por los Reyes
que de lejos siguieron
la estrella y han podido
traerle incienso y joyas
para adorar al niño.

La Virgen lo arrulla
entre suspiros y San José
los mira dolorido,
mientras en el cielo
las estrellas, JESÚS
con luces han escrito.

Cristy Battistel Roggio







ELEGÍA NAVIDEÑA

Mis hijos, a coro,
–¡quién lo iba a creer!–
cantan villancicos
en correcto inglés.

Guitarras eléctricas
y musicasettes,
entre luces tibias,
mis hijos –¡qué bien!–
bailan locamente
un ritmo ye-yé.

Reconciliadora,
pasa mi mujer,
mientras va envolviendo
–de plata y papel–
castillos y grutas
de corcho, un rabel,
serrín de colores,
la orcita de miel
y mis figuritas
de barro de ayer.

¡Feliz Nochebuena!
Mis hijos –yes, yes–
con sus vasos nuevos
de whisky escocés,
chocaron mi vieja
copa de jerez.

Y mientras, vencido,
toso en humo Kent
y adornan mis hijos
su árbol de Noel,
yo miro mi sombra
contra la pared.

(Mi duende moreno
se queja en calé.)

(Mis ángeles músicos,
palmas y almirez.)

(Mis ojos que miran
no quisieran ver.)

(Mi sangre andaluza
se ha puesto de pie.)

(Mi recuerdo llora
su viejo belén.)

Antonio Murciano








LA CANCIÓN DEL NIÑO JESÚS

Si la palmera pudiera
volverse tan niña, niña,
como cuando era una niña
con cintura de pulsera.

Para que el Niño la viera...
Si la palmera tuviera
las patas del borriquillo,
las alas de Gabrielillo.

Para cuando el Niño quiera,
correr, volar a su vera...
Si la palmera supiera
que sus palmas algún día...

i la palmera supiera
por qué la Virgen María
la mira... Si ella tuviera...
Si la palmera pudiera...
...la palmera...
Gerardo Diego








POEMA AL NIÑO JESÚS

Vino para los hombres la paz de las alturas,
y en el mezquino establo, corona de un alcor,
tras angustiosa noche de maternas torturas,
Jesús cayó en la tierra, débil como una flor.

Música de las cosas alegró las oscuras
bóvedas del pesebre, y en un himno de amor
adoraron al niño las humildes criaturas:
un asno con su aliento, con su flauta un pastor.

Después, los adivinos de comarcas remotas
ofrendárosle mirra, y en sus lenguas ignotas
al pequeño llamaron Príncipe de Salem.

Mientras en el Oriente con pestañeos vagos
dulcemente brillaba la estrella de los magos,
los corderos miraban hacia Jerusalén.

Víctor M. Londoño (1870 – 1936)







BALADA DE LA TRISTE NAVIDAD

En la casa de una pobre mujer,
solloza un niño,
mientras todos gozan la navidad.

Padeciendo su miseria
sin par la madre llora,
por el hijo enfermo
que dice en su dolor:

Oh, mamita,
¿por qué no vienen los Reyes Magos aquí?
en la casa del niño rico
muchos juguetes dejaron.

Oh, mamita,
¿por qué nosotros nunca podemos reír?
en la casa del niño rico
se escuchan todos cantando.

Mas Jesús se hizo pobre
en Belén siendo muy rico
para dar ejemplo de su mensaje.

De los pobres Cristo
se condolió, amó a los niños,
al sufrido
Cristo le prodigó su amor.

Autor Desconocido

NOCHEBUENA

Pastores y pastoras,
abierto está el edén.
¿No oís voces sonoras?
Jesús nació en Belén.

La luz del cielo baja,
el Cristo nació ya,
y en un nido de paja
cual pajarillo está.

El niño está friolento.
¡Oh noble buey,
arropa con tu aliento
al Niño Rey!

Los cantos y los vuelos
invaden la extensión,
y están de fiesta cielos
y tierra... y corazón.

Resuenan voces puras
que cantan en tropel:
Hosanna en las alturas
al Justo de Israel!

¡Pastores, en bandada
venid, venid,
a ver la anunciada
Flor de David!...







CARTA DE UN NIÑO A JESÚS

Querido Niño Jesús:
Yo se que tu eres el salvador del mundo
y el hijo de Dios, mis padres me dijeron que
todos somos también sus hijos; solo que tu eres
el mayor de todos y el que está más cerca del Padre Creador.

Por esa razón te escribo esta carta,
ya que conoces de mi buen comportamiento
y estando tan cerca de Dios podrás leerle mis peticiones,
con las cosas lindas que necesito para divertirme,
aprender y compartir con mis amigos.

Un compañerito de clases me comentó que Dios todo lo puede
y que complace en sus deseos a quienes
honran a sus padres, respetan a los maestros,
aman la naturaleza y son buenos ciudadanos.

Querido Niño Jesús; como tu sabes,
he cumplido con todos los mandamientos y
por eso te pido me traigas los regalos que
tanto he querido tener en estas Navidades.

Recuérdate también de los niños que no tienen Internet
y que no pueden mandarte una carta como ésta
al ciberespacio celestial, y de todos aquellos que
tienen necesidades o sufren por alguna causa,
para que les regales tu consuelo.

Como tu naces en cada Navidad mi regalo
hacia ti es un pensamiento de amor para
que reine la paz en al mundo entero.
Espero con alegria me respondas pronto.

Autor desconocido

TU FE

Misa de la Alegría

Sólo tu fe hará que sigas adelante cuando te encuentres ante un muro.

Que te levantes cuando caigas o que lo intentes otra vez cuando fracases, porque la fe mueve montañas, no la fe ciega del que se niega a comprender, del que no sabe y se conforma con no saber -eso no es fe, eso es ceguera-, sino una fe de hombre y mujer que busca y lucha por sus sueños:

Una fe activa, fe de vida y de esperanza, fe en ti mismo y en los demás, en su nobleza, en la verdad de sus razones y hasta en sus buenas intenciones, fe en esa luz del nuevo día y en sus promesas y alegrías, en la bondad, en la justicia, en este mundo y en el otro, en el Dios todopoderoso y en el amor que todo lo puede, fe en lo imposible si es hermoso, en el futuro, en el presente, en que no hay mal que siempre dure, en cualquier caso, sobre todo y frente a todo, FE.

Javier Salvago.



No hay comentarios: