jueves, 11 de diciembre de 2008

Oraciones Navideñas Varias

Niño Dios, tú que llegaste al mundo para salvar, te pido años de paz. Niño Dios, tú que naciste en un pesebre, te pido que no haya más miserias en el mundo.Niño Dios, tu que naciste de una madre virgen, te pido pureza en este mundo.Niño Dios, tu que eres salvador, sálvanos de los desastres que nos provoca la naturaleza.Niño Dios, tú que nos diste la vida para vivirla, que la vivamos de acuerdo a tu gloriosa vida. Amén.

Señor, te damos gracias por nuestra familia. Te pedimos que ella sea en la tierra el reflejo de la Trinidad de amor: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Que tus hijos, sepamos imitar a Jesús en el hogar de Nazaret, ser obedientes y crecer en sabiduría y amor con nuestros padres.

Ven a fortalecer nuestro amor de esposos para que siempre y en todo busquemos ser testigos de tu presencia. Que como padre sea la imagen del Padre del cielo, y como madre imite las virtudes de la Virgen María.

Por nuestras familias, para que lleguemos a ser comunidades de amor, donde tú eres el centro y la vida de nuestros hogares.
Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad,tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro.Al terminar este año quiero darte graciaspor todo aquello que recibí de TI.

Gracias por la vida y el amor, por las flores,el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuantofue posible y por lo que no pudo ser.Te ofrezco cuanto hice en este año, el trabajo quepude realizar y las cosas que pasaron por mis manosy lo que con ellas pude construir.

Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé,las amistades nuevas y los antiguos amores,los más cercanos a mí y los que estén más lejos,los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar,con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría.

Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón,perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado,por la palabra inútil y el amor desperdiciado.Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho,y perdón por vivir sin entusiasmo.

También por la oración que poco a poco fui aplazandoy que hasta ahora vengo a presentarte.Por todos mis olvidos, descuidos y silenciosnuevamente te pido perdón.

En los próximos días iniciaremos un nuevo añoy detengo mi vida ante el nuevo calendarioaún sin estrenar y te presento estos díasque sólo TÚ sabes si llegaré a vivirlos.

Hoy te pido para mí y los míos la paz y la alegría,la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría.

Quiero vivir cada día con optimismo y bondadllevando a todas partes un corazón llenode comprensión y paz.

Cierra Tú mis oídos a toda falsedad y mis labiosa palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.

Abre en cambio mi ser a todo lo que es buenoque mi espíritu se llene sólo de bendicionesy las derrame a mi paso.

Cólmame de bondad y de alegría para que,cuantos conviven conmigo o se acerquen a míencuentren en mi vida un poquito de TI.

Danos un año feliz y enséñanosa repartir felicidad. Amén

Señor,
Has que en esta navidad,
nuestro hogar sea luz
que se encuentre siempre encendida,
pan que colme al hambriento
y necesitado de amor,
mano que se extienda para dar y recibir,
alegría que pregone,
¡Nos ha nacido el Salvador! Desde el pesebre

Desde el pesebre de Navidad
nace una esperanza nueva.
En la sonrisa de un Dios que es niño
se asoma, frágil, la luz del Reino.

Un niño Dios
que necesita cuidados, caricias, atención.
Una esperanza nueva
que crecerá con el esfuerzo de todos.

Una madre atenta,
dispuesta para lo que Dios pide,
que no vacila en decir sí
y entregar la vida entera.

La Madre,
del Señor y Madre nuestra.
María de Nazareth,
camino que conduce al Padre.

Dios que nace en un pesebre,
olvidado, a la intemperie.
Recordándonos su presencia
entre los pobres que sufren.

Navidad,
el signo de un Dios que se hace pobre
para llamar al Reino
desde los olvidados del mundo.

¡Alégrense: pastores,
campesinos, obreros de todo tiempo!
Llegó la Buena Noticia,
que empiece la Fiesta, en medio del pueblo.

La liberación esperada
ha dejado de ser sueño.
Empezó a ser realidad
la semilla del mundo nuevo.

Cantemos con alegría,
unamos voces y manos.
Vamos a ver al Dios vivo,
festejemos su nacimiento.

Desde el pesebre de navidad,
un grito surge, de aliento,
Dios está con nosotros,
marchemos hacia su encuentro.

El Dios que nace es un niño
necesitado y pequeño,
que requiere nuestra entrega
para hacer crecer el Reino.

Navidad, como María,
contemplar desde el silencio,
el misterio de Dios hombre,
que nos convoca a cambiar,
a vivir para los otros,
a construir en el mundo
el inmenso sacramento
de la presencia de Dios
que nos contagia su aliento.

Un Dios que llega a los hombres
que se hace hermano nuestro.

Marcelo A. Murúa – Buenas Nuevas.com
Un Minuto Con El Niño Jesús

Bendíceme, Niño Jesús y ruega por mi sin cesar,
Aleja de mí, hoy y siempre el pecado,
Si tropiezo, tiende tu mano hacia mi,
Si cien veces caigo, cien veces levántame,
Si me dejas Niño, ¿Que será de mí?
En los peligros del mundo asísteme,
Quiero vivir y morir bajo tu manto,
Quiero que mi vida te haga sonreír,
Mírame con compasión, no me dejes Jesús mio,
Y, al final, sal a recibirme y llevame junto a Ti,
Tu bendición me acompañe hoy y siempre
Amén!
(Rezar un gloria)

Oración al Nacimiento De Jesús

En el humilde pesebre es en donde Jesús aparece más grande y más glorioso.
Dios acababa de dar a la tierra un Salvador y en los brazos de María en éxtasis,
los Ángeles adoran al Verbo encarnado.

¡Que lección para nuestra fe! El tiempo no disminuye la profundidad del misterio; los siglos pasan por delante de este pesebre bendito, el cual nos conserva y nos transmite el recuerdo del nacimiento de Jesucristo, sublime y encantadora prueba del amor de Dios hacia nosotros! Si vosotros no podéis olvidar vuestra madre, vuestra familia, vuestra patria, cristianos no olvidéis al que ha nacido para salvarnos.

Oración

Dios Todo Poderoso, que derramáis hoy sobre nosotros la nueva luz de vuestro Verbo encarnado, haced que la fe de este misterio se infunda también en nuestros corazones. Señor y Dios nuestro, haced del mismo modo, te lo rogamos, que celebrando con alegría la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo, merezcamos, por una vida digna de El, gozar de su presencia.

Amén!
ORACION ANTE EL PESEBRE

Señor Jesús,
en ti reconocemos
el don de Dios a los hombres;
en ti vemos la ternura del Padre;
en ti adoramos al Hijo de Dios,
al Mesías anunciado por los profetas.

Señor Jesús,
haznos capaces de acoger
el misterio que encierras,
de escuchar la voz de Dios
en la sencillez de tu Palabra.

Señor Jesús,
llena nuestros corazones de paz,
que es don del cielo;
llena los corazones de todos
los hombres de buena voluntad.

Señor Jesús,
abre a la esperanza a todos los que viven
en la tristeza y angustia;
Señor Jesús, tú eres la luz.
Tú eres la sonrisa de Dios entre los hombres.

Amén.



Conjugar el verbo ‘compartir’

Señor de la vida y el amor,
que no se termine la solidaridad.

Que este tiempo de Navidad
sea un tiempo para aprender a conjugar
el verbo «compartir».
Que cada día haya más personas
capaces de espabilar su corazón,
para contemplar el sufrimiento de los demás
y abrir las manos generosas para la ayuda.

Señor, que nuestros pies nunca se cansen
de recorrer el camino
que lleva a la casa del dolor,
para llenarla de alegría y esperanza.

Señor de la vida y el amor,
necesitamos personas
que se entreguen
sin esperar nada a cambio.

Señor, gracias de verdad
porque mirando a nuestro alrededor
observamos mucha gente buena
que quiere a los demás,
que sueña con un mundo mejor
y se esfuerza por construirlo.
Seguir tus huellas

Jesús, en este tiempo de navidad
quiero vivir siguiendo tus huellas
de amigo cercano, compañero y maestro.

Quiero vivir imitando tu vida.
Quiero ser humilde y sencillo
como lo fuiste Tú en Belén.

Quiero vivir devolviendo la alegría a los tristes.
Quiero vivir compartiendo ilusiones.
Quiero vivir realizando tus gestos de ayuda.
Quiero vivir siendo sincero y honesto.
Quiero vivir ofreciendo mis mejores deseos.

Jesús, quiero vivir siguiendo tus huellas
de amigo, compañero y maestro.

Quiero vivir recordando tus palabras.
Quiero vivir anunciando tu Buena Noticia.
Quiero vivir mirando la vida alegría.
Quiero vivir perdonando.
Quiero vivir pronunciando palabras de vida.
¡Quiero ser tu testigo, Señor, amigo y maestro.
Danos la paz, ahora y siempre

Señor, la paz es una noria
que gira y gira llenándonos de amor.
Que se destruyan para siempre
los misiles que sólo causan terror.
Que se rompan las ametralladoras
y que no suene nunca más el cañón.
Que la humanidad entera
haga de las espadas, arados
y de las lanzas, podaderas.
Que se transforme el odio en amor.
La paz, Señor, es una noria
que gira y gira llenándonos de amor.
Que eliminemos
los misiles de las riñas, las peleas y los odios.
Que destruyamos la bombas
de los insultos, palabrotas y amenazas.
Que rompamos los cañones
que destruyen la sinceridad y la alegría.
Que detengamos las balas
que van directas al corazón de la amistad.

Preparados

Señor, ayúdanos a prepararnos
para recibirte a Ti que llegas en Navidad.
Que tengamos preparada nuestra mejor sonrisa
para alegrar a nuestros amigos y amigas.
Que nuestros labios digan siempre la verdad
y no nos enredemos en mentiras.
Señor, ayúdanos a prepararnos
para recibirte a Ti que llegas en Navidad.
Que nuestra ayuda desinteresada
sea el mejor regalo
para quienes conviven con nosotros.
Que nuestras manos
no se cansen de trabajar
para construir una tierra nueva.
Que nuestra sencillez sea el mejor regalo
para quienes viven a nuestro lado.
Señor, ayúdanos a prepararnos
para recibirte a Ti que llegas en Navidad.
Humildad y sencillez

Señor que quieres acampar en medio de nosotros,
quiero allanar las colinas de mi orgullo
y los montes de mi egoísmo.

Quiero hacer de mi vida una pradera
sembrada con las flores de la humildad.

Quiero hacerte un sitio en mi vida
como lo hizo tu madre, María,
madre nuestra también,
modelo, maestra y guía.

Señor que quieres acampar
en medio de nosotros,
quiero esforzarme para prepararte un lugar
en el que Tú te sientas a gusto
porque nos queremos entre nosotros
y vivimos en amistad.

Quiero hacerte un sitio en mi vida
como hicieron los pastores de Belén;
los primeros que fueron corriendo
para ofrecerte sus regalos y su sonrisa.
Niño en Belén

Señor, mira con tus ojos de Niño
a quienes gobiernan el mundo
para que aprendan a construir la paz.

Señor, acaricia con tus manos de Niño
a quienes sufren soledad y abandono
para que sientan un poco de amor.

Señor, sonríe con tu cara de Niño
a quienes se cansaron de ser buenos,
para que vuelvan a los caminos del bien.

Señor, míranos con ojos de amor
para que construyamos entre nosotros
una familia donde reine la bondad.

Señor, acarícianos con tus manos de Niño
para aprendamos a perdonar
y alejemos de nuestro lado venganza y odio.

Señor, sonríenos con tu sonrisa de Niño
para que aprendamos a vivir alegres,
contagiando a todos el gozo de vivir
María de Belén
María de Belén, madre de Jesús,
ante ti nuestro corazón...
enséñale a crecer en amor y amistad.

María de Belén, madre de Jesús,
ante ti nuestras manos...
enséñales a construir una nueva Navidad.

María de Belén, Madre de Jesús,
ante ti nuestra fe...
enséñale a ser sincera y comprometida.

María de Belén, madre de Jesús,
ante ti nuestros miedos y temores...
enséñanos a ser valientes en la vida.

María de Belén, madre de Jesús,
ante ti nuestros caprichos y egoísmos
enséñanos a ser generosos y solidarios.

María de Belén, madre de Jesús,
ante ti nuestra navidad llena de regalos...
enséñanos a compartir con generosidad
Señor de los sencillos

Señor, los poderosos esperaban encontrarte
lleno de riquezas y viviendo en casas lujosas...
y Tú apareciste humilde y sencillo
como un pequeño
en la humilde pobreza de un portal.

Señor, los poderosos esperaban hallarte
lleno de luces, regalos y vestidos caros...
y Tú apareciste en medio de la noche
débil y recostado en un pesebre;
lleno del amor y la ternura de una madre.

Señor, los poderosos esperaban hallarte
al frente de poderosos ejércitos,
como un rey vencedor en mil batallas...

Y Tú apareciste como un bebé indefenso
para enseñarnos la fuerza de las cosas sencillas.
Señor, Tú apareciste en el llanto de un Niño;
esperanza de vida y de verdad.

Señor, enséñanos a descubrir
la sencillez y la humildad de la Navidad

No hay comentarios: